Comparteme

Mostrando las entradas con la etiqueta apellido. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta apellido. Mostrar todas las entradas

04 junio 2009

HERALDICA CONCEPTOS

La comprensión de bastantes conceptos que no sólo aparecen en la historia, sino en la literatura y, con especial incidencia en la Genealogía y la Heráldica, aconsejan hacer constar una serie de palabras, indicando su significado a los lectores, dado su poco uso. Como sea que muchas de esas voces han caído en desuso no está de más aclarar su significado.

Por ejemplo: Todo el mundo sabe que un Abad es el superior jerárquico de una abadía de monjes o canónigos regulares. Pero ocurre que también con esta palabra se designaba al noble que poseía legítimamente y por herencia alguna abadía con frutos secularizados tal como sucedía en algunos puntos de España, principalmente en Vizcaya.

Comenzaremos, pues, por orden alfabético la descripción de algunos de estos conceptos, imprescindibles para la mejor compresión de los temas históricos, genealógicos y heráldicos: "Acostamiento" era el sueldo o estipendio que el rey o los señores feudales daban a sus respectivos vasallos para que acudiesen con sus armas cuando las necesidades de la guerra así lo imponían.

"Adelantado" era el funcionario que el rey colocaba al frente de una provincia o comarca para que le representase y ejerciera en dicho territorio la suprema autoridad en nombre del soberano.

"Alarde" era la revista que pasaba el rey o la persona por él delegada a la nobleza titulada, caballeros, escuderos o vasallos que disfrutaban de tierras para saber si tenían los caballos y armas necesarios y si estaban dispuestos a entrar en batalla.

"Alcalde Alamín" era la persona diputada para reconocer y arreglar en un pueblo las pesas y medidas, especialmente de productos comestibles y para determinar la calidad y precio de ellos.

"Alcaldes del Crimen" funcionarios encargados de juzgar cuantos delitos se producían con muerte de individuos en forma violenta o alevosa.

"Alcaldes de la Hermandad" eran los que se nombraban cada año en los pueblos para que entendieran de los delitos cometidos en el campo.



"Amparo de Hidalguía" consistía en la antigua práctica de acudir a los Alcaldes de Corte solicitando un mandamiento en virtud del cual se reconociese la nobleza e hidalguía del recurrente. Este Amparo fue abolido en el año 1.777.

"Auto de Fe" era el acto público del Tribunal de la Inquisición donde los reos se exponían públicamente para leerles las causas después de ser estas juzgadas.

Entregados después dichos reos al brazo secular, generalmente su muerte era en la hoguera.

"Baile" antiguamente con este nombre se designaba en Aragón a un juez ordinario en ciertas poblaciones de señorío.

"Blanca de la Carne" se entendía el tributo que grababa la carne consistente en dos maravedíes. Por cierto, a los nobles se les eximía de dicho tributo en reconocimiento a su calidad.

"Camarero" se trataba, en la Casa Real de Castilla, del jefe de la Cámara del Rey. También se denominó así al criado que cuidaba de la cámara de los Grandes.

"Capitán Preboste" era el encargado de, con su compañía, perseguir a los malhechores y llevar a cabo a su ejecución si así procedía. Se trataba de lo que hoy se denomina Policía Militar.

"Ciudadano Honrado" en Cataluna, quedaba reservada a aquellos que vivían de sus rentas sin necesidad de ocuparse en trabajos manuales.

"Consejero de Capa y Espada" en la práctica, no pintaba nada, ya que en los Tribunales Reales carecía de voto y entendía solamente en materia consultiva.

"Chancillería" esta era un Tribunal Superior de Justicia donde además de los pleitos que a él llegaban, se entendía por apelación de todas las causas de los jueces de las provincias que estaban dentro de su territorio, y privadamente de las de hidalguía, propiedades y mayorazgos. De sus ejecutorias no había apelación y sólo se admitía el recurso por agravio o injusticia notoria, o la apelación al rey.

"Ejecutoria de Nobleza" consistía en el despacho que se emitía por algún tribunal del reino donde se ponía de manifiesto la calidad de nobleza de alguna persona que así lo solic1taba.

"Estanco" era el embargo o prohibición de algunas cosas de ser vendidas libremente sin que antes no se le hubiera puesto precio a las mismas.

"Freyle" caballero miembro de alguna Orden Militar.

"Grandes de España" estaban autorizados a cubrirse delante de su rey en el acto de su investidura, si era caballero, o de tomar asiento delante de la reina, si era señora, gozando además del derecho a llamarse "primos" del Soberano y recibir el tratamiento de excelencia. Es curioso señalar de donde parte el Ejército Regular de España: Fue de las llamadas Guardias viejas de Castilla y su creación se debe a los Reyes Católicos deseosos de disponer de un cuerpo militar armado que pusiera freno a los abusos y desmanes de los poderosos señores feudales. En lo que respecta a la famosa "Limpieza de Sangre" consistía en la información que se practicaba por distintos estamentos nobiliarios, gremios, corporaciones, etc. donde el aspirante debía demostrar que sus antepasados no habían tenido mezcla de sangre de moros, judíos o herejes, penitenciados por el Santo Oficio, condición previa para su admisión. Como se ve, el asunto del racismo viene de lejos y España tampoco está libre de pecado... Basta con recordar la expulsión de los judíos y más tarde la de los moriscos.

Cuando se habla de la Real Maestranza de Sevilla, bueno será saber que esta palabra "Maestranza" era una institución nobiliaria española que originariamente tenía como misión ejercitarse en el empleo de la equitación, con escuela para el manejo de las armas a caballo.

"Merindad" tal cosa viene de "Merino" que era un juez nombrado por el rey en su territorio donde tenía amplia jurisdicción y a esta región era a la que se denominaba "Merindad"

"Mozárabe" era el cristiano que durante la dominación árabe vivió entre los moros conservando su propia identidad y religión.

"Pechos" eran los tributos y el "pechero" era el plebeyo que estaba obligado a pagar con pecho o sea, tributo. Por cierto, aquellos que pertenecían al estado de los hijosdalgo se eximían de semejante pago.

"Derecho de pernada" se trataba de cierto derecho que poseían algunos señores de la antiguedad de introducir una pierna en el lecho de una vasalla suya recién casada. Venía a ser la representación simbólica del derecho de prelibación aplicada anteriormente. Después se substituyó por una contribución.

"Realengo" todas las poblaciones no eran de Señorío ni pertenecían a Ordenes Militares.

"Señor de Horca y Cuchillo" aquel que tenía derecho de vida y muerte sobre sus

"Villano" era el nacido en el estado llano y se veía sujeto a aquello que le placía a su Señor.



http://pergaminosheraldicos.tk/


OFERTAS EN MERCADO LIBRE DE ESCUDO DE APELLIDOS

CATALOGO DE PRODUCTOS RELACIONADOS

18 abril 2009

ORIGEN DEL APELLIDO

ORIGEN APELLIDO


Hay unas preguntas básicas. ¿Qué es la Heráldica? ¿De qué se ocupa? ¿Qué es la Genealogía? ¿De qué se ocupa?

Empecemos por la Genealogía. Genea, según la mitología, es la hija mayor de los fundadores de raza humana. Vivía en Fenicia con Lenus, su hermano, con el cual tuvo tres hijos, Fos, Pir y Flox, es decir, luz, fuego y llama. Del nombre de Genea se deriva la raíz del nombre de la Ciencia que nos ocupa. La Genealogía, -del grigo geneá,generación y logos,tratado,-, es la ciencia que estudia la serie de ascendientes de una persona, investigando las ramas ascendentes del llamado Arbol Genealógico. Bien, esta actividad, de investigación histórica se complementa, en determinados casos con la Heráldica. Pero... ,de dónde parte la Heráldica? Veamos, según la Real Academia, heraldo, es Rey de Armas, pero vulgarmente también se le aplica la calidad de mensajero o anunciante de alguna nueva. Y esto es precisamente lo que eran los antiguos heraldos, los portadores de las armas o blasón del señor a quien servían.

La Heráldica, pues, es la ciencia que estudia y fija las normas para la correcta interpretación de los blasones o escudos de armas, -en un sentido asequible para todos-. Pero todo ello, a su vez, parte de una pregunta vital:

¿Qué es un apellido?

¿Qué significación tiene, qué lo motiva y cuál es su origen?

Generalmente, la respuesta es simple: Nombre de familia con que se distinguen las personas. Ahora bien, dado que todo, absolutamente todo, tiene un comienzo, no estaría de más saber cuándo, dónde y en qué momento se originó lo que primero fue costumbre y luego dato o designación obligatoria.

La respuesta tiene un nombre propio: Roma. Fue en donde, con justicia, se conoce como cuna de la civilización, surgió el uso del apellido. Con anterioridad, el conocimiento de las distintas personas se llevaba a cabo únicamente con el nombre y, si acaso, por el mote o apodo. Así, aquel que poseía un pelo rojo, era designado como "el Rojo", los detectados por un defecto físico, por este, 'El Cojo", "El Tuerto", etc.

Así se llegó hasta Roma donde comenzó, como una costumbre, añadir al nombre propio, el de la tribu o familia a la que pertenecía la persona. (Pronomen y Cognomen). Como ejemplo, el del propio Tito (nombre propio), al que se añade el pertenciente a la familia (Livio), componiendo nombre y apellido: Tito Livio.

Pero esta costumbre romana, en un largo período de tiempo, quedó limitada a la nación donde se originó, dándose el caso que, en el resto de Europa, por espacio de largo tiempo se continuó con el nombre y el apodo, hasta que a principios de la Edad Media comenzó a extenderse.

Tuvo distintos orígenes. Comenzaron a utilizar apellido los nobles feudales que añadían a su nombre el correspondiente a la población que habían conquistado o que correspondía a su señorío. Y así, citando un caso, el noble Hernán, al conquistar la población de Almedia, añade este nombre al suyo propio y se convierte en Hernán de Almedia.

Naturalmente, esto no ocurría con las clases populares por lo que el origen de su apellidos se deriva de la población donde nacían o, en ocasiones, al oficio que ejercían. Y no pocos apellidos tuvieron su origen en los motes, así como otros se derivaron de los nombres de sus padres y abuelos, con algunas modificaciones.

Citando dos ejemplos, hay el apellido Hernández (hijo de Hernando), o González (hijo de Gonzalo). Es muy curioso que esta costumbre, desaparecida en los países de Occidente, se conserve en la Unión Soviética, bajo la denominación de "patronímico", es decir que tras el nombre propio, se añade el del padre, anteponiéndolo al apellido propiamente dicho. Ejemplo: Hihai Mihaivich Olov.

Mihaivich corresponde al denominado "patronímico", o sea, el nombre del padre. Entre los árabes se conserva también esta costumbre (Omar Ben Yusuf) o sea, Omar hijo de Yusuf.

El actual procedimiento de nombres y apellidos es sobradamente conocido: Se basa en un primero (paterno) y un segundo (materno). Pero tampoco esta norma es general dado que existen países, concretamente los Estados Unidos de América, donde, en algunos estados, se invierten los términos, siendo el apellido materno el que se coloca en primer lugar.

Existe algo común en todos. El origen de un apellido siempre ha tenido el mismo nacimiento aunque, con posterioridad, se haya dividido en distintas ramas. La vida moderna, con sus avatares, sus inquietudes y sus problemas, posiblemente sea la culpable de que toda persona no sienta curiosidad por conocer el origen de sus apellidos. O, más propiamente expresado, esa curiosidad existe, pero son muy pocos los que se deciden a interesarse por el origen de sus apellidos. Lo que es decir, su propio origen. Falta de tiempo, quehaceres diarios, etc. motivan esta actitud. Y también, y esto es muy cierto, el lógico temor, ante lo que se desconoce, de que la satisfacción de esa curiosidad se traduzca en un alto desembolso ecónomico.

Teniendo en cuenta esas razones y con el propósito de llenar un evidente hueco, emprendemos la tarea de dar a conocer el origen de los apellidos, así como "las armas" (escudo familiar), en las que se basa el correspondiente apellido.

Y también la Heráldica, se ocupa de las banderas, en cuanto a insignias de los ejércitos; del gonfalón, de señores y principes en las batallas; del cabdal, marca de Ordenes y ciudades, así como de estandartes y oriflas.


http://www.pergaminosheraldicos.tk

OFERTAS EN MERCADO LIBRE DE L ORIGEN DE APELLIDOS

CATALOGO DE PRODUCTOS RELACIONADOS

27 diciembre 2008

ORIGEL DEL ESCUDO DEL APELLIDO O ESCUDO FAMILIAR

Los orígenes del escudo se basan en la antigua arma defensiva que los guerreros embrazaban con el brazo izquierdo para resguardarse de los golpes de lanza y otras armas de sus enemigos. Los hombres de guerra acostumbraban a pintar en la parte externa de sus escudos figuras y jeroglíficos.

¿De qué época data el escudo?. No puede fijarse con exactitud. Desde los que lo unen con Palas, en la mitología griega, hasta aquellos que lo achacan a los hermanos Preto y Acrisión en la guerra que ambos sostuvieron entre sí por la posesión del reino de su padre, el rey Abas, de Argos, 2.658 años antes de Cristo, Se encuentran versiones para todos los gustos.

Lo que sí es cierto es que ya en tiempos de Roma se utilizaba el escudo. La leyenda así lo atestigua: "El año 48 de la fundación de Roma, 706 años antes de Jesucristo, la peste se extendió por toda Italia y no cesó hasta que se vio caer del cielo un escudo de cobre. Numa Pompilio consultó a la ninfa Egeria, quien le contestó que de la conservación del escudo dependía la suerte del Imperio pues sería la égida de Roma contra todo suceso desgraciado que pudiera sobrevenir. Ante este anuncio, Numa Pompilio hizo construir once escudos iguales a fin de que no fuera reconocido el caído del cielo si alguno intentaba robarlo.

La custodia de estos doce escudos fue confiada a doce sacerdotes de Marte a los que se les llamaba "Salicus Palatius", y para los grandes patricios romanos constituía un honor poder formar parte de dicho cortejo. Estos sacerdotes, revestidos de grandes galas, recorrían solemnemente la ciudad todos los años, para mostrar a la multitud los escudos que cada uno llevaba en el brazo derecho, y tal era la religiosidad de la fiesta que mientras esta duraba no se autorizaba a los ejércitos romanos a emprender campaña alguna ni tampoco se consentía a nadie contraer matrimonio ya que se tenía la creencia que cualquier empresa emprendida en dichas fechas no podía acarrear ningún bien.

En un principio, la materia que se utilizó para confeccionar los escudos fue la madera, aunque también se hacían de mimbres entrelazados. Su forma y tamaño variaba bastante. Los egipcios los hacían tan grandes que cubrían todo el cuerpo humano. Los galos, para averiguar si sus hijos eran legítimos tenían la costumbre de depositar al recien nacido sobre un escudo y aventurarlo a la corriente de los ríos. Si el agua se tragaba al frágil esquife, el niño era proclamado bastardo, mientras se entendía como legítimo si las olas respetaban a la criatura

Así queda dicho en la "Ciencia del Blasón", de Costa y Turel. Se añade que el escudo se contaba en el número de presentes que hacía el esposo en las bodas a la desposada para recordarle la prueba terrible por la que tendría que pasar.

En ciertos pueblos de la antiguedad, entre ellos los germanos, ningún notable podía presentarse a Consejo sin llevar su escudo y cuando querían mostrar su aprobación a las palabras de un orador, golpeaban fuertemente su escudo.

A través del tiempo, el escudo dejó de ser una defensa destinada a resguardar al guerrero de los golpes de su enemigo, para transformarse en señal de honor y nobleza, cuyo campo sirviera para el ejercicio del arte heráldico, colocando en él los atributos de las familias según las reglas del Blasón.

Su forma puede ser muy variada de acuerdo a la inventiva de los hombres. Así el escudo español es cuadrilongo, redondeado por lo bajo unas veces, y otras en sus dos ángulos inferiores y terminando en punta en medio de la base. Aunque hoy en Francia se utiliza el mismo escudo que los españoles, en tiempos fue todo cuadrado o en triángulo curvilíneo. El alemán suele ser con escotadura al lado diestro, la que servía en la antiguedad para afianzar y sujetar la lanza. También lo usan en otras formas. Los ingleses suelen aceptar los escudos francés y español aunque modificándolo para ensanchar la parte superior del mismo. Por su parte los italianos utilizan el escudo en forma de círculo y de óvalo. Los eclesiásticos son asimismo ovalados y rebordeados para denotar el orden sacro. Cuando se trata de un doble escudo, es decir, de los casados cuyas armas son distintas a las de la esposa, se utilizan dos escudos, poniendo las armas de la esposa a la siniestra y las del esposo a la diestra. Desde sus orígenes. La Edad Media, porque fue en dicha época cuando comenzaron a utilizarse los blasones en Europa, todo predisponía a la creación del escudo nobiliario: Una sociedad feudal que deseaba diferenciarse de los otros estamentos sociales haciendo valer sus títulos y los honores que, a su juicio, se le debía. Otro hecho influyó sobremanera en la creación de los Blasones. La Caballería, por entonces se encontraba en todo su apogeo, se movilizaban grandes masas de hombres y se hacía preciso un signo que distinguiera no sólo a cada grupo, sino al jefe del mismo, es decir, su Señor.

Que, por regla general, todos los tratadistas se encuentren practicamente de acuerdo en que el Blasón tiene su punto de origen y difusión en las Cruzadas no quiere decir que no se hayan efectuado otro tipo de opiniones. Hay quien llega a afirmar que ya el Blasón se utilizaba en las épocas más remotas de la antiguedad citando como ejemplo no sólo a los distintintivos que ostentaban las doce tribus de Israel, sino a declarar que hasta Adán, padre del género humano, utilizaba ya un signo, una marca, o una determinada señal, esto casi no parece serio, lo que sí es cierto es que se han encontrado símbolos, figuras y dibujos parecidos a los de la Heráldica en algunos monumentos asirios, caldeos y egipcios, lo que ha llevado a decir que la ciencia heráldica nació en Oriente.

Representaciones simbólicas las hubo tanto en Roma, como en Grecia, como han dejado reflejado diversos escritos de los historiadores Heredoto, Virgilio y Tácito. El primero ya habla de la costumbre de pintar ciertos dibujos en los escudos que servían de protección en el combate. En Grecia, Esquilo cuenta que los tebanos podían distinguir perfectamente a los siete jefes del ejército que sitiaba su poderosa ciudad a través de las divisas emblemáticas pintadas en sus escudos. Uno de estos jefes llevaba en su escudo un fondo (campo) azur repleto de estrellas blancas, otro, Capaneo, había hecho pintar un hombre desnudo con una antorcha en la mano y la siguiente divisa "Yo arraseré la ciudad". Los reyes asirios tenían a la paloma como signo, los cartagineses, una cabeza de caballo, los romanos la loba, los godos el oso y los francos el león.

Dejando aparte estos antecedentes, la verdadera difusión de las armerías debe fijarse, lo repetimos, en la Edad Media. Fue entonces cuando, con las guerras y las conquistas de tierras, estas eran dadas a deteminado noble por su soberano a título vitalicio y, por regla general, añadía el nombre de las citadas tierras al suyo propio. Medina es palabra árabe que significa "ciudad". ¿Cuantos caballeros cristianos llevaron dicho nombre como apellido y como tal ha llegado a nuestros días?

Al convertirse los feudos en hereditarios, nacieron las familias. o los linajes y esto coadyuvó a la aparición de las armerías, como su representación jeroglífica. A este respecto, el más antiguo monumento que se conoce en Europa en el que aparecen figuras con armerías, según señala Alejandro de Armengol en su obra "Heráldica", es el de Raúl de Beaumont (1.087, 1.110) y, de acuerdo a lo que también indica el autor antes citado, hay la tumba de Geoffroy Plantagenet, Conde de Abnjou, en el que el fundador de la dinastía de su nombre está representado por un largo escudo que va cargado con ocho leones rampantes.

Basándonos en la obra de Armengol, se añade asimismo que una autoridad tan notoria en esta materia como Fernando de Sagarra, dice que en lo que él respecta no conoce en España sellos anteriores al siglo XII, parece ser que los primeros corresponden a Ramón Berenguer IV de Barcelona, de Alfonso II de Aragón y de Alfonso VII de Castilla, todos del siglo XII. Por todo lo anterior, queda bastante claro que las divisas heráldicas no comenzaron a generalizarse en las casas nobles hasta el siglo XII.

Son varias las interpretaciones que pueden darse a la aparición del Blasón y existen algunos que han querido darle un origen oriental, basándose en el razonamiento de que los caballeros cruzados observaron las distintas divisas en los pueblos con los que lucharon. Ciertamente, la hipótesis no puede ser rechazada en rotundo y posiblemente ocurrió que, como antes ha quedado expuesto, en la época del feudalismo y la caballería, los grandes señores quisieran distinguirse unos de otros al tiempo que hacían reflejar en sus escudos los signos de sus hazañas y los honores otorgados por su rey, y hay que tener en cuenta que conforme la época avanzaba más numerosos eran los ducados, marquesados, condados, baronías, etc. y cada noble se sintió obligado a establecer un símbolo que definiera sus posesiones y representara su autoridad sobre las mismas, y queda otro detalle que tampoco hay que olvidar. Fue la época de las justas y los torneos; los caballeros al llevar sus rostros ocultos por el yelmo eran irreconocibles por lo que en su deseo de hacerse conocer, de que los espectadores supieran sin la menor duda de quien se trataba, recurrieron a ostentar distintos colores en sus cimeras y pintar, bien visibles, sus blasones en sus escudos, así como en las gualdrapas de sus caballos. Hubiera sido absurdo presentarse en un torneo, participando en el mismo, sin que nadie pudiera saber de qué caballero se trataba cuando lo que ellos pretendían, era precisamente todo lo contrario, hacerse notar y cuanto más, mejor.

Para terminar este capítulo, queda por consignar que, de acuerdo a la forma del escudo, así era el nombre que se le daba: Rodelas, eran aquellos redondos; paveses, los ovalados y de gran tamaño; a los rombos se les llamaba tarjas y a los triangulares, broquetes. Los cuadrilongos, convexos, eran llamados adargas.

http://pergaminosheraldicos.tk/


OFERTAS EN MERCADO LIBRE DE ESCUDO DE APELLIDOS

CATALOGO DE PRODUCTOS RELACIONADOS