Comparteme

04 junio 2009

HERALDICA Esmaltes y Colores

Heráldicamente hablando los esmaltes son la pintura que se empleó en los escudos de combate, bien para decorarlos, ya para evitar que sufrieran los efectos de la oxidación las piezas metálicas que entraban en su composición.

Esta palabra "esmalte" de acuerdo a la opinión de los escritores antiguos proviene de la hebrea "hasmal", a la que los latinos tradujeron como "smaltun". Se cuenta que fue un rey, Porsena, Soberano de la Toscana, quien usó vajillas en cuya fabricación entraba el esmalte y de ahí el nombre de "porcelanas", a tales vasijas. Pero, en realidad y ciñéndonos a los antecedentes históricos, parece demostrado que fue un platero francés, Jean Toutin, quien descubrió los esmaltes tal y como han llegado hasta nosotros. Ciñéndonos a la terminología heráldica, esta palabra, esmalte, comprende los colores, los metales y los forros. Comencemos por lo primero, los colores. Hay quien sostiene la opinión de que derivan de ciertos vestidos que, según el día de la semana, se usaban por turno, entre los griegos. Pero parece mucho más verosímil que la verdad se base en el color de los vestidos que los caballeros usaban en los torneos o, quizás, de los dibujos que se pintaban en sus escudos. Otro tanto puede decirse de los metales.

En Heráldica existen cinco colores: el rojo, al que se denomina "gules", el azul "azur", el negro "sable", el verde "sinople" y el morado "púrpura". Este último mantiene el privilegio de participar de la naturaleza de los colores y los metales, que son dos, el oro y la plata. Al primero se le representa en color amarillo y al segundo, blanco.

En la Heráldica inglesa, existen tres colores más: Leonado, anaranjado y sanguíneo.

Para el profano en la materia, ante lo anterior, de inmediato se le ocurre una pregunta, tan simple como sencilla: ¿Y por qué esos términos de gules, azur, sinople, sable y púrpura, en lugar de denominarlos en su origen natural?. La contestación se basa en el deseo de los propios heraldos o Reyes de Armas de diferenciar los colores que daba el vulgo a la Heráldica ya que, según se criterio esta era (y es) "una ciencia que por su nobleza sólo debía ser, manejada por quien conociera los quilates del honor y que no fuese común a lo normalmemte utilizado para calificar el color de cualquier adminículo". Pero como en los blasones a veces se da el cuerpo humano, o parte del mismo, existe otro esmalte, el llamado "encarnación" que se utiliza para aquel menester, se llama "natural", a los colores de animales, frutos o sombras.

Para la representación de los esmaltes era indudable que la forma ideal consistía en la pintura. Era casi imprescindible recurrir a la pintura para la reprodución en los libros de los escudos de armas. Porque si se recurría al grabado, evidentemente que sí se podían reproducir ornamentos y figuras que componían el escudo pero no, sus colores. El problema fue resuelto por un jesuita italiano, el padre Silvestre Petra, en un invento que lo solucionó y que marcaba, un procreso evidente no sólo en la Heráldica sino también en las Artes Gráficas. El rojo o "gules" se representa por líneas puestas en "palo", o sea, perpendiculares. El azul o "azur" se expresa por líneas en faja, o sea horizontales que van de lado a lado del escudo. El verde o "sinople" por medio de líneas en banda o diagonales de derecha a izquierda. El negro o "sable" por líneas perpendiculares en palo, y, horizontales en faja. El violado o "púrpura" por líneas puestas en barra o diagonales de izquierda a derecha. En cuanto a los metales, el oro se manifiesta por puntos esparcidos con toda regularidad por el campo del escudo. La plata se expresa dejando el campo completante limpio y sin ninguna señal.

La Heráldica es la ciencia de los símbolos. Y es por eso por lo que se entiende perfectamente la reacción de los colores del blasón, con los elemcntos de la naturaleza, con las piedras preciosas, con los meses del año y con los signos del Zodiaco. Es por ello muy interesante para mostrar el punto de partida de la "Ciencia del Blasón", en su desarrollo histórico, citar las relaciones emblemáticas de los esmaltes. Veamos la relación de los esmaltes con las piedras preciosas: El oro simboliza el topacio. En las armerías de los reyes se le llama "sol", en las de los nobles con título de Duque, Marqués, Conde, etc, "topacio" y en el de la nobleza en general "oro". En su relación con los astros el oro es el Sol; de los doce signos del Zodiaco, Leo; de los elementos, el fuego; de los días de la semana, el domingo; de los meses del año, julio; de los árboles, el ciprés y de las flores, el girasol; de las aves, el gallo; de los cuadrúpedos, el león y de los peces, el delfín. Por las Leyes de la Heráldica, cuantos lleven este metal en sus escudos están obligados a hacer el bien a los pobres y a defender a sus príncipes, péleando por ellos hasta su última gota de sangre.

La plata significa en su correspondencia con las piedras preciosas la perla. De los astros, la Luna; de los signos del Zodiaco, Cáncer, y de los elementos, el agua; de los días de la semana, el lunes; de los meses del año, los de enero y febrero; de los árboles, la palmera; de las flores, la azucena; de las aves, la paloma; y de los animales, el armiño. La plata en las armerías recibe el nombre de Luna, en lo que se refiere a las de los soberanos; en las de los títulos, perla, y en las de los restantes nobles, plata; significa blancura, pureza, y los que la llevan en sus armas están obligados a defender a las doncellas y amparar a los huérfanos.

El color rojo, denominado en Heráldica, gules, representa al rubí. Y en lo que se refiere a los signos del Zodiaco corresponde a Marte, Aries y Escorpio; como elemento, el fuego; el día, el martes y el mes, el de octubre; el metal, el cobre; árbol, el cedro y la flor, el clavel; de las aves, corresponde al pelícano. El gules en las armerías de los reyes y príncipes se llama Marte; en las de los títulos, rubí, y gules en la generalidad de la nobleza. En cuanto a sus cualidades se traducen, por valor, intrepidez y valentía. Aquellos que llevan este color en sus blasones tienen la obligación de socorrer, amparar y defender, a los injustamente oprimidos.

El azul (azur) es el zafiro y los signos del Zodiaco a que se encuentra sujeto son Venus, Tauro y Libra. Su elemento es el aire; su metal, el acero; el día de la semana, el viernes; los meses, abril y septiembre; su árbol, el álamo; la flor, la violeta; su animal, el camaleón y su ave, el pavo real. El azur se llama Júpiter en las armerías reales, zafiro en las de los títulos y azur en la nobleza; simboliza este color realeza, majestad, hermosura y serenidad. Los que los lleven en sus armas, están obligados a socorrer a los fieles servidores de sus príncipes que "se hallan sin remuneración por sus servicios".

En lo que respecta al sable, simboliza el diamante; su signo del Zodiaco es Saturno, Tauro y Virgo; su elemento, la tierra; el día de la semana, el sábado; el mes, diciembre; su metal, el plomo y el hierro; su árbol, el olivo y el pino; y como ave, el águila. En los escudos de los príncipes se llama al sable, Saturno; en los de los títulos, diamante, y sable para la generalidad de la nobleza. Se tradúce por la ciencia, la modestia y, a veces, la aflicción. Aquellos que usan este esmalte en sus escudos se encuentran obligados a socorrer a las viudas, los huérfanos, los eclesiásticos, y la gente de letras que sufra injusticia y opresión.

La esmeralda simboliza al sinople y el signo zodiacal corresponde a Mercurio; su elemento es la tierra; el día de la semana, el miercoles; su mes, mayo; su metal, el azogue; como planta, el laurel; la flor, la siempreviva y como ave, el papagayo. En los blasones de los principes recibe el nombre de Venus; esmeralda, en el de los títulos y sinople en los de la nobleza en general. Su significado es la esperanza, la abundancia y la libertad; cuantos llevan este esmalte en su escudo quedan obligados a socorrer a los labradores en general y a los huerfanos y pobres que se encuentren oprimidos.

La púrpura representa la amatista; su signo, el de Júpiter; su elemento, el aire; su día de la semana, el jueves; los meses, febrero y noviembre; el metal, el estaño; la planta, la sabina y su flor, el lirio; y en lo que se refiere al Zodiaco, se añade al planeta Júpiter, los signos de Sagitario y Piscis. Su animal es el león y de los peces, la ballena. La púrpura se traduce por dignidad, soberanía, grandeza y poder. Los que traen estas armas quedan obligads.s a socorrer a los eclesiásticos y los religisos.


http://pergaminosheraldicos.tk/


OFERTAS EN MERCADO LIBRE DE ESCUDO DE APELLIDOS

CATALOGO DE PRODUCTOS RELACIONADOS
Publicar un comentario